En las manos portamos miles virus y bacterias que generan enfermedades infectocontagiosas de todo tipo, incluidas aquellas que pueden ser mortales como la diarrea o la neumonía.  Las contraemos al entrar en contacto con elementos o seres vivos...